blog shmadrid   blog shmadrid english
Alojarse en Madrid

Mudarse a otro piso de alquiler

Escrito por Olivia Gracia

Miles de personas viven de alquiler en la Comunidad de Madrid. Los motivos pueden ser variados, desde la libertad que proporciona vivir en un piso de alquiler, hasta la imposibilidad de disponer de los ahorros necesarios para acceder a un piso de compra, pasando por la fugacidad de la visita y la estancia en la capital. Muchas personas conocen las condiciones y lo que deben hacer si, de repente, deciden abandonar un piso de alquiler para mudarse a otro o comprarse uno. No se trata de algo complejo, pero hoy, en este artículo de ShMadrid, queremos aclarar algunos puntos para que las personas que desean cambiar de piso de alquiler sepan qué pasos deben dar.

Artículo relacionado: Alquiler temporal en Madrid 

Pasos a seguir si quieres dejar tu piso de alquiler

Foto vía Pixabay

Muchas personas necesitan abandonar sus pisos de alquiler cada día en Madrid por distintas razones. En algunas ocasiones finaliza el contrato y puede que el incremento indicado por el propietario no sea del agrado del inquilino y prefiera buscar algo más económico. Otras veces se abandona el piso por un cambio de vida, una futura paternidad que hace que el piso se nos quede pequeño, o la decisión de que es el momento de comprar un piso de propiedad. Lo primero que tenemos que hacer, en caso de que nuestro contrato de alquiler no haya finalizado, es avisar al propietario dentro del plazo que se haya indicado previamente en el contrato. Una vez avisado el propietario, debemos tener presente que el piso se debe abandonar en el mismo estado en el que se encontró. Por eso es interesante empezar a tapar los agujeros de las paredes realizados para colgar nuestros cuadros, reparar los arañazos del suelo de madera que ha causado nuestro perro o reponer los muebles que hemos sustituido por los nuestros. Este punto es importante porque, si no se entrega el apartamento en el estado inicial, el propietario tiene derecho de no devolver la fianza que el inquilino pagó al iniciar el contrato de alquiler.

Artículo relacionado: ¿Qué hacer si me quiero mudar en Madrid?

Foto vía Pixabay

Por otro lado, el inquilino está obligado a pagar el último mes de alquiler, o la parte proporcional, independientemente de la fianza que ha facilitado. La fianza es el aval que tiene el propietario para reparar los posibles daños que se han podido generar en la vivienda, con lo que si se requieren reparaciones por un mal uso del inquilino, la fianza no se devolverá. Una vez reparados los posibles desperfectos, al inquilino solo le falta realizar la mudanza del inmueble. Recuerda que los muebles del piso, en caso de estar amueblado, deberán retornarse si se sustituyeron por alguno de propiedad del inquilino. Los muebles también deberán  estar en buen estado, de lo contrario tampoco se retornaría la fianza. Finalmente, se firmará la finalización del contrato y, en caso de que todo esté correcto, se devolverá la fianza por parte del propietario y las llaves por parte del inquilino.

¿Qué consejos nos das a la hora de dejar un piso de alquiler? 

Mudarse a otro piso de alquiler
5 (100%) 1 vote

Sobre el autor

Olivia Gracia

Soy editora y redactora de este blog, especialista en SEO, marketing online y analítica web. Conóceme en soyoptimista.com y tallerdecontenidos.com

Deja un comentario