blog shmadrid   blog shmadrid english
Alquiler o comprar un piso en Madrid

Trampas inmobiliarias en Madrid

Escrito por Olivia Gracia

Tras la grave crisis que sufrimos en España, un gran número de propietarios no tuvieron más remedio que vender, teniendo que asumir pérdidas considerables. Ahora, la situación ha cambiado enormemente y el cartel de «Se vende» ha vuelvo a hacer acto de presencia, ésta vez para obtener un rendimiento más suculento.

Hoy, en este artículo de ShMadrid os hablamos de este tema.

Artículo relacionado: Noticias inmobiliarias Madrid 2020

Descubre las principales trampas inmobiliarias en Madrid

Imagen de una vivienda en construcción

Foto vía Pixabay

El mercado inmobiliario está en auge y las subidas de precios han empezado a hacerse notar, de ahí que muchos propietarios piensen que es buen momento para vender su vivienda. Sin embargo, la pregunta que se hacen muchos es por cuánto vender la propiedad.

La respuesta es complicada, puesto que los vendedores que establecen un precio al alza, atemorizan a los compradores que nunca más volverán a tener en cuenta esa propiedad. Si se fija un precio a la baja, es posible que cerremos la operación, pero el vendedor se sentirá frustrado al pensar que podía haber conseguido más dinero.

A este respecto, muchas de las decisiones vienen tomadas por las informaciones que se difunden en los medios o en relación a la propiedad que ha vendido el vecino de al lado. Sin embargo, esta información no es supone una base sólida para formalizar un precio al tratarse de expectativas poco realistas.

El llamado efecto ancha es la tendencia de muchos vendedores al dejarse llevar por números que resultan irrelevantes. En la mayoría de los casos, para hacerse una idea aproximada, los propietarios tienen en cuenta las noticias, los precios de las viviendas de los vecinos o los precios desorbitados de inexpertos a quienes se les pregunta.

El efecto dotación es otra de esas trampas inmobiliarias a las que debemos hacer alusión. Normalmente, el vendedor quiere obtener más dinero de lo que pagaría si fuera el comprador y fuera a adquirir una vivienda similar.

Artículo relacionado: Cambios de leyes inmobiliarias de 2019

Imagen de un salón en blanco

Foto vía Pixabay

Este planteamiento guarda relación con algunos factores que es posible analizar: el miedo ante la pérdida de algo propio, el precio de referencia que el propietario pagó en el pasado o deshacerse de un bien por el que siente un gran vínculo afectivo y emocional.

Otra de las trampas que podemos encontrarnos a la hora de adquirir una vivienda se basa en la llamada «ilusión de validez». Se trata del grado de confianza tan alto que nos genera nuestro propio juicio.

Este valor a menudo está dotado de una serie de análisis que satisfacen por entero a la persona.

Y es que normalmente actuamos según la información que tenemos, sin tener en cuenta otros datos que podrían modificar seriamente nuestra forma de pensar. De ese modo, a menudo nos fiamos de nuestra propia reflexión sin ser conscientes del error.

Este tipo de trampas inmobiliarias son más comunes de lo que pensamos. De hecho, cada vez que los propietarios establecen un precio a su vivienda, es muy frecuente que antes hayan tenido en cuenta el precio de las viviendas de diseño similar que se encuentran en la zona.

Ahora bien, la realidad es que no se paran a pensar en otros factores de suma importancia como: las plazas de aparcamiento, el edificio en sí, el año de la reforma, el estado en el que están las instalaciones, los servicios comunitarios, los meses que ha permanecido en el mercado, etcétera.

Así, pese a que el propietario no cuenta con la información completa para emitir un veredicto cimentado basado en un precio justo, automáticamente lo da por válido sin indagar más sobre el asunto.

¿Qué más trampas inmobiliarias en Madrid conoces?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Sobre el autor

Olivia Gracia

Soy editora y redactora de este blog, especialista en SEO, marketing online y analítica web. Conóceme en soyoptimista.com y tallerdecontenidos.com

Deja un comentario